Libros para colorear para adultos: ¿moda o arte anti estrés?

Libros para colorear para adultos: ¿moda o arte anti estrés?

Felices de estar lanzando el primer libro de nuestra marca; Los animales que dibujan las estrellas, queremos compartir contigo la razón de ser de esta apuesta: un libro interactivo, no solo para leer sino para colorear.

El arte de desconectarse

La imagen es la siguiente: un ser humano, adulto promedio sostiene un objeto en su mano. Cuello levemente encorvado hacia abajo, mirada enfocada en el objeto, abstraído; boca entreabierta y rostro iluminado. En compañía o en soledad -una soledad que ya no es tan solitaria- cada vez que gastamos más nuestro tiempo frente a la pantalla del teléfono o del computador y cuando no lo estamos decimos “me voy a desconectar un rato” pero ¿no debería acaso ser al revés? Es decir, que estar conectados debería significar, precisamente estar en el aquí y en el ahora sin ninguna realidad virtual paralela en la cual estar haciendo scroll, posteando, o dando likes compulsivamente. No nos desconectamos cuando dejamos el teléfono móvil a un lado o apagamos la pantalla del computador, nos desconectamos cuando nos dejamos absorber por estos. Estar conectados es estar presentes en el instante no virtual.

En tiempos de así, en los que estamos expuestos a tanta información y nos vemos obligados a hacer muchas cosas a la vez; la idea de “no hacer nada” a veces no es lo que nos brinda descanso, sino más bien, “hacer algo distinto”. Buscamos la oportunidad de volver a ser creativos –porque todos lo somos- sin tener que enfrentarnos necesariamente a retos de aprendizaje enormes como aprender a tocar un instrumento musical o aventurarnos en la pintura con óleo.

Todo fluye

Hay un término en psicología cuando en el hacer nos desapegamos de los frutos o posibles consecuencias de lo que estamos haciendo y simplemente conseguimos un estado de máxima motivación en el sentimos “se me ha pasado el tiempo volando”. A esto se le llama alcanzar un estado de flow, llamado también la psicología de la felicidad, y que podríamos traducir como fluir.

Entrar en contacto con nuestro yo más profundo y centrarnos en nuestras emociones tiene muchos beneficios a nivel psicológico y es más fácil de lo que pensamos: basta con encontrarnos totalmente absortos en una actividad para nuestro propio placer y disfrute,  donde el tiempo vuele, y las acciones, pensamientos y movimientos se sucedan unos tras otros sin apenas parar. Al implicarnos totalmente en la actividad que estamos realizando, en la que nada más parece importarnos y manteniendo un grado de concentración absoluto no solo nos divertiremos sino que olvidaremos las adversidades y problemas y en su lugar sentiremos satisfacción.

Acostumbrados a vivir en un modelo en el que todo lo que hacemos tiene que estar precedido por una intención y acompañado de un posterior resultado tangible, sentarnos a colorear parece una pérdida de tiempo. Pero la actividad de colorear es muy poderosa. La clave es disfrutar la actividad porque si no el objetivo antiestrés, la necesidad de aquietar la mente, de la introspección, no se cumple. Quien pinta, pinta como quiere, no hay una técnica precisa. Puede empezar de adentro para afuera, por los costados, por donde quiera. Lo importante es que se conecte, que fluya a través de los colores. Es emocionante cuando al colorear vamos sintiendo lo que la ilustración nos va diciendo.

Artes meditativas del zen

Los libros para colorear para el público adulto es una de las novedades más importantes de los últimos tiempos a nivel editorial. Colorear o pintar es considerada como un arte zen por la importancia que concede el zen a la naturalidad, la espontaneidad y al hecho de manifestar una práctica que cambia nuestro propio espíritu de manera radical pues, nos genera una sensación de que nos fundimos con el universo entero.

Las artes zen exigen una intuición que fluya libremente y que surja del estado de no-pensamiento. Entonces al calmar nuestra mente, prestando atención, podemos incluso superar toda dualidad entre nosotros y aquello que pintamos. Volvernos uno con aquello que hacemos y fluir. Nuestra propuesta gira entorno a la experiencia de vivir los libros para colorear como un arte meditativa. Al colorear los animales que dibujan las estrellas, la experiencia busca que en la utilización del color y la lectura de una reflexión profunda y poética, veamos más allá de los detalles de la apariencia superficial” y carentes de objetivos nuestro instante presente resuene con inspiración y que pongamos en marcha la imaginación.

Deja un comentario

Menú de cierre
×
×

Carrito